martes, 6 de mayo de 2008

¿Hacemos bien lo que hacemos bien?


El objetivo principal de los estudios serios sobre familias homoparentales es el de comprobar si los niños se desarrollan igual que en otros tipos de familia; fundamentalmente, igual que en la familia nuclear, la del papá y la mamá. Al parecer, los puntos conflictivos son tres: el desarrollo de la identidad de género, el de su roles correspondientes y la construcción de la orientación sexual. Así, en las investigaciones se pretende verificar si los niños criados por una pareja homosexual diferencian bien entre los conceptos de hombre y mujer, si se comportan de la manera que la sociedad define como adecuada para su sexo, y si desarrollan una orientación heterosexual. Para regocijo de la mayoría, el resultado suele ser afirmativo, lo cual avalaría la idoneidad de las familias homoparentales. Pero yo me pregunto, ¿de verdad hacemos bien eso que dicen que hacemos bien?

En primer lugar, los psicólogos señalan que la distinción entre hombre y mujer es un concepto básico que debe alcanzarse cuanto antes en la infancia. Sin embargo, la única razón por la que este concepto es más importante que la distinción entre la nieve y el aguachirri (determinante para algunas culturas, por cierto) es que nuestras sociedades le dan una importancia suprema. Pero, ¿queremos que se la sigan dando? ¿O preferimos cuestionarnos esas diferencias entre hombres y mujeres? ¿Acaso no sería mucho más sano que relativizásemos qué es ser un hombre y qué es ser una mujer? Sobre todo teniendo en cuenta que, en el concepto infantil de la diferencia de sexo, se mezclan ideas como que ser un hombre es llevar pantalón, tener mucha fuerza, jugar al fútbol y realizar actividades arriesgadas, mientras que ser una mujer es tener el pelo largo, ser pusilánime, hacer la cena y cuidar de todo el mundo. No, los niños no basan las diferencias entre hombre y mujer en los cromosomas o los caracteres sexuales secundarios; y para cuando alcanzan estos conocimientos, los otros, los prototípicos, ya han echado raíces en su inconsciente. Así que, ¿realmente deberíamos sentirnos orgullosos de que los psicólogos nos den una palmadita en la espalda por haber transmitido a nuestros hijos esas ideas, las mismas que tanto nos hicieron sufrir cuando alguien nos dijo que las niñas no jugaban a los coches, que los niños no lloraban sino que pegaban a quien les hiciese daño, que a una niña no le puede gustar otra niña porque las niñas sólo les gustan a los niños…?

El segundo punto tiene que ver con el anterior, pero resulta aún más frustrante. Al fin y al cabo, se podría pensar que la definición de qué es un hombre y qué es una mujer es sólo un concepto, pero es que los estudios sobre familias homoparentales también se alegran de que nuestros hijos distingan entre actividades típicamente femeninas y actividades típicamente masculinas. Y yo me pregunto, ¿cuáles son esas actividades? ¿Cruzarse de piernas? ¿Reírse con la boca tapada? ¿Barrer la casa? ¿Comprar el periódico? ¿Mear de pie? ¿Trabajar en una oficina? ¿Cambiar un pañal? ¿Enseñar en la Universidad? ¿Parir? Sean cuales sean, y con escasas excepciones, ¿acaso no se dirigían nuestras sociedades hacia la eliminación de las diferencias entre hombres y mujeres? ¿No se felicitaban por tener una mujer en un cargo poderoso o porque un hombre decidiese pedir un permiso de paternidad? Entonces, ¿cómo es que esas misma sociedades nos aplauden cuando reproducimos los roles tradicionales, esos con los que llevamos media vida luchando, porque una mujer no hace bricolaje pero a ver quién pone el cuadro en el salón, porque un hombre no puede preparar una papilla pero a ver si no qué cena el bebé…?

Para terminar (y en esto una ya no sabe si cortarse las venas o dejárselas largas), los psicólogos nos dedican una ovación colectiva cuando se comprueba que nuestro niño es heterosexual, ovación a la que muchos padres y madres homosexuales responden con una sonrisa de orgullo por haber sido capaz de criar un niño “normal”. Y sin embargo, ¿no estábamos de acuerdo en que no era culpa de nuestros padres el hecho de que nos gustasen las personas de nuestro mismo sexo, no lo atribuíamos a una casualidad, tal vez genética, que ni la educación familiar ni ninguna terapia podía cambiar? Entonces, ¿por qué deberíamos sentirnos mejor si nuestro hijo o nuestra hija fuese heterosexual, teniendo en cuenta que, de la misma manera, en nada hemos contribuido a ello, y si a nuestros padres no se les podía culpar, a nosotros no se nos puede felicitar? Además, si creemos, como decimos que creemos, que un 10% de la población es homosexual, ¿no será también un 10% de nuestros hijos gays o lesbianas? ¿Y no estarán distribuidos al azar, tal y como lo estamos el resto de homosexuales criados en una familia heteroparental? Todo esto sin mencionar el hecho de que, si para nosotros no es malo ser lesbiana, ser gay, ¿por qué debería serlo para nuestros hijos? ¿No deberíamos sentirnos aliviados de que, en la ruleta de la familia, les haya tocado en suerte una que les criará en libertad, que les respetará, que les apoyará en todo momento, y que, para terminar de bordarlo, hasta les servirá de modelo y refuerzo positivo…?

Entiendo que las familias homoparentales estamos permanentemente en el punto de mira, y que granjearnos el visto bueno de la sociedad es necesario, muchas veces, para nuestra mera supervivencia. Sin embargo, creo que debemos permanecer alerta ante un exceso de complacencia, y revisar constantemente hasta qué punto no reproducimos los mismos modelos, las mismas ideas que nos discriminan y decimos combatir.

Si queremos legarles a nuestros hijos un mundo mejor, empecemos por ofrecerles desde el principio una familia mejor. Porque la felicidad de las familias y de cada uno de sus miembros no radica en que se sepan hombres o mujeres, en que actúen como tales, o en su orientación sexual.

Encantada.

8 comentarios:

Cicutarsenica dijo...

¡¡ A M Ë N !!

Emi_Sur dijo...

aplaudo, la contundencia!

imaginesheandshe dijo...

Se me borró todo el comentario que había escrito, tendré que resumirlo...
Te decía que estoy de acuerdo contigo, resulta que los tres puntos que evalúan la supuesta capacidad educativa de una pareja homosexual son en sí mismos sexistas y heterosexistas (y por tanto discriminatorios), es decir, que se estudie si los niños/as criados en familias homoparentales terminan siendo heterosexuales, aprenden correctamente su "rol" de hombre o de mujer y saben diferenciar las actividades/vestimenta/pelo/profesiones
que distinguen a las mujeres de los hombres me parece sorprendente, triste y del todo incoherente.

Un saludo
www.imaginesheandshe.wordpress.com

encantada dijo...

Jajaja... qué bueno lo de amén, gracias.

Efectivamente, nos evalúan según parámetros en sí mismos sexistas y heterosexistas... es ridículo. ¡Y pensar que esos son los estudios "serios"! :S

Anónimo dijo...

Hola y Salud! es la primera vez que leo tu blog, y empecé de casualidad? por esta entrada. Con mi pareja estamos por embarazarnos y todo lo que escribiste vive apareciendo desordenado en nuestras cabezas. Gracias por el ordenamiento y la claridad.
P.

Julieta dijo...

La verdad es que desconozco los parámetros que usan a la hora de evaluar. Lo que vi en más de un reporte era algo como que el comportamiento no difiere significativamente del di niños criados en hogares heteroparentales... Me parece que en cuanto a identidad de género y orientación sexual se evalúa más su confianza consigo mismos y la claridad con que viven su vida con respecto a todo esto que si cumplen la heteronorma... Pero la verdad es que no se si es así como se mueven, eso solo surgió de mi cerebro. Pero si no me equivoco, leí algo como que los niños de familias homoparentales vivían su sexualidad con mayor libertad y eran por lo tanto más abiertos y más tolerantes que el resto de los niños. Si bien escuché a varias personas jactarse de que sus hijos sean heterosexuales (o eso creen al menos) creo que la mayoría no piensa así...

Muchas veces pienso estas cosas que decís en situaciones hipotéticas. Me pregunto, por qué habría de ponerle aritos en las orejas si tengo una nena, como hacen con todos los bebés. Cosas así, que parecen tontas, pero en realidad me pregunto una y otra vez lo mismo... ¿conviene poner a los niños en situaciones que no tienen madurez suficiente para resolver? Siempre pienso que lo mejor sería dejarles decidir, pero eso se aplica solo si tienen edad suficiente para hacerlo... En fin, ya empecé a divagar.

encantada dijo...

De nada, me alegro de haber ordenado algo con esta entrada :)

Lo que he escrito lo leí en un libro de psicología, cuando decían que los hijos de parejas homoparentales no se diferenciaban de los hijos de parejas heteroparentales se referían a que no eran transexuales ni nada que se les pareciese, ni homosexuales, y que además, cumplían con las expectativas de género. Se suponía que esos eran sus puntos conflictivos y esos eran los que había que comprobar. Como si los hijos de familias homoparentales no pudieran tener otro tipo de problemas, como los que tienen los hijos de familias heteroparentales (comportamiento, estudios, etc.).

Pero bueno, fue sólo un libro, supongo que hay otros informes y a lo mejor son diferentes, ¡y me alegro por ello!

De todas formas, sí que creo que debemos plantearnos cosas como lo de los aritos en las orejas. Si no lo repensamos, actuaremos por inercia, y no creo que esa inercia nos convenga, ni a nosotras ni a nuestros hijos.

Anónimo dijo...

Este es uno de los más extraordiarios y lúcidos posts de tu blog. Se lo enviaría con gusto a mis padres.

Un besito de María Fernández

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...