martes, 12 de agosto de 2008

Una pluma de quita y pon

Una de las actitudes que más me duele dentro del ambiente homosexual es la plumofobia. Me duele ver cómo tanta gente que ha sufrido personalmente una discriminación determinada es capaces de perpetuar otra que, aunque insista en negarlo, comparte con la anterior una misma raíz. La marginación de las personas no heterosexuales, así como la marginación de quienes no se ajustan a unos patrones de género preestablecidos, beben ambas de las fuentes de un patriarcado que no nos mostrará clemencia por muchos esfuerzos que realicemos para matizar nuestras “desviaciones” y llevarnos bien con él.

Claro que tampoco me convence la opción que se podría considerar contraria: la de quienes defienden que la pluma es una parte esencial de su personalidad, como si llevar deportivas o maquillarse fuera algo prescrito desde nuestro código genético.

El hábito no hace al monje, y por eso yo creo que la pluma es algo de quita y pon.

Lo cual no quiere decir que mostrar o no pluma en un momento u otro de nuestras vidas, en una actividad cotidiana u otra, con unas personas o con otras, no tenga un significado profundo que no determina pero sí condiciona nuestra actuación. Porque lo más importante de la pluma no es ella misma, sino su significado.

En mi experiencia vital, he tenido una relación fluctuante con mi pluma, una relación llena de significado que hace que mi pluma no haya sido casual, pero tampoco parte determinante de mi herencia biológica. Y aunque esta es una teoría personal salida de mi propia experiencia, tengo la osadía de pensar que se podría aplicar de manera general.

Cuando era muy pequeña, y todavía no había adquirido las estructuras mentales de qué es un hombre y qué es una mujer, vivía de manera natural el hecho de tener pluma. No me sentía mal por ello porque aún no comprendía que existían reglas sociales que lo sancionaban. Simplemente, se ajustaba de manera natural a mi personalidad, la cual reunía muchas otras características que con el tiempo sabría que eran consideradas como masculinas, y que yo vivía con gran orgullo y sin pizca de remordimiento.

Alrededor de los seis años, cuando empecé a entender que en la sociedad había normas y creí, según las posibilidades que mi nivel de desarrollo me brindaba, que esas normas eran incontestables debido a su bondad esencial, mi fluir natural se colapsó y mi pluma desapareció de manera repentina. Dejé de lado muchas de mis actitudes masculinas, pero no como resultado de una reflexión consciente acerca de lo que está bien y lo que está mal, muy lejos de mis capacidades, sino como un efecto no buscado y conseguido; como cuando un niño es capaz de meter el triángulo en el agujero circular sólo porque el círculo es mayor sin darse cuenta de que la pieza no es la que se pedía.

Esta situación, no obstante, duró muy poco. Alrededor de los nueve años, quizá antes, recuperé mi pluma, pero con un nuevo matiz. Yo ya sabía que mis actitudes masculinas, entre las cuales mi obcecación por llevar pantalones era sólo una más, eran consideradas por otras personas, algunas de mi misma edad, como algo que estaba mal, que no era adecuado en una niña como yo. Por eso mi pluma dejó de ser simplemente algo que fluía conmigo para pasar a ser una actitud contestataria. Mi pluma se oponía entonces a la no-pluma de muchas de las niñas que me rodeaban, iba acompañada de cierto rencor y desprecio por aquello que yo no era y que nunca podría ser, y me acercaba por primera vez a los niños, que hasta ese momento no eran un grupo diferenciado y que poco a poco fui identificando como aquellos que, de alguna manera, eran como yo.

Con la llegada de la pubertad, nuevamente, mi relación con la pluma varió. Las chicas y los chicos se separaron en dos compartimentos estancos que se atraían y repelían con una fuerza brutal. Ya no era fácil ver en los chicos a unos semejantes, porque ellos ya no me reconocían como tal y sus actitudes sexuales me eran ajenas, mientras que las chicas me resultaban un poco más amables y su compañía ya no me era tan odiosa. Pero, por encima de todo esto, lo que me hizo abandonar la pluma de nuevo fue la necesidad de forzar mi posicionamiento sexual. Ser capaz de atraer al sexo opuesto se convirtió en la mayor virtud, y todas las chicas sabíamos qué resultaba atractivo y qué no. En esos años tan sensibles, para mí fue más importante ganar cierto prestigio, asegurándome la supervivencia en sociedad, que mantener mis anteriores actitudes contestatarias o atreverme a cuestionar mi orientación sexual.

Poco a poco, sin embargo, mi relación con la pluma se fue haciendo más específica. Es decir: yo sabía en qué contextos podía permitirme algo más de pluma y en qué contextos no. Lo cual se traducía en salir los fines de semana pintada como una puerta e ir a clase a diario con una camiseta siete tallas mayor. Sólo me importaba ser “femenina” para atraer a los chicos; era un medio, no un fin. Ajustaba bastante mal con mi personalidad, pero me valía para conseguir mis logros, así que lo utilizaba de manera ejemplar.

Mi feminidad se relajó, no obstante, cuando tuve mi primera relación estable. Apenas me sentí segura de los sentimientos de mi ex novio, una oleada de pluma sacudió mi aspecto hasta extremos que incluso a mí me resultan llamativos. Esta vez tampoco fue fruto de una decisión premeditada; sencillamente, mi inconsciente se rebelaba ante una situación a todas luces inapropiada. Yo lo justificaba de mil maneras porque realmente no conocía la causa de mi actitud, pero está claro que, sin en algún momento mi pluma tuvo un significado profundo, fue entonces.

Cuando nuestra relación se rompió, volví a llenar mi armario de ropa femenina y me dejé el pelo más largo que he tenido jamás. De alguna manera, necesitaba deshacerme de la radicalidad de mi actitud anterior, que sólo pretendía defenderme frente a una amenaza muy clara, pero que no se correspondía del todo con la verdad de mi ser. Sentía que necesitaba recuperar muchas partes de mi yo que se habían inhibido, pero a la vez, era una forma de rebelarme ante mi experiencia anterior. Obviamente, mi pluma provocaba las críticas de mi ex, y una vez que lo dejamos, me vengué haciendo todo aquello que a él le hubiera gustado y que yo me resistía a llevar a cabo por sentirlo como una imposición.

Desde entonces, y a medida que he ido descubriendo que mi pluma apuntaba muchas veces en dirección a mi inexplorada orientación sexual, he seguido dos caminos en mi relación con ella. Por un lado, cuando me siento (y me permiten estar) tranquila y en paz con mi lesbianismo, incluso cuando me alejo un tanto del activismo, feminista u homosexual, exploro más ligeramente mis actitudes femeninas, que son muchas y que, de alguna manera, siempre han estado ahí. Sin embargo, cuando siento mi identidad amenazada, especialmente ante el eterno pensamiento de “tú no eres lesbiana porque no lo pareces”, cuando comprendo la necesidad acuciante de compromiso, utilizo la pluma como parapeto, como provocación ante una sociedad que se niega a entender la diversidad y el carácter fluctuante de las experiencias.

Con esto no quiero decir que en las demás personas la pluma signifique lo que significa en mí; pero sí que, en todos, la pluma tiene un significado. Que no está determinada, como prueba el hecho de que la pluma sea independiente de la orientación sexual; sino que es expresión de nuestra personalidad bajo determinadas circunstancias, una expresión motivada, aunque los motivos permanezcan en el inconsciente.

Por eso creo que debemos respetar la pluma, propia o ajena, hetero u homo, porque significa cosas, da cuenta de cosas, forma parte de la historial personal y los demás, desconocedores generalmente de nuestros semejantes, no somos nadie para juzgar o imponer normas ridículas sobre cómo han de comportarse otras personas.

Que la pluma esté motivada no quiere decir que se pueda o se deba cambiar. Debemos aprender a respetarnos en nuestras circunstancias, en nuestras diferencias, especialmente las personas homosexuales que tanto nos quejamos de la falta de respeto de la sociedad.

Encantada con una pluma que sólo me quito y me pongo yo.

14 comentarios:

Sissi emperatriz dijo...

me ha encantado este post ^_^

marga dijo...

hay algo en lo que no coincido: yo creo que la pluma no se saca y se pone a voluntad, al menos no siempre
Me explico, yo tengo mucha pluma, pero cuando más la tengo es cuando me enojo, ahí salta el gaydar de media ciudad, por no decir de toda...
cuando me enojo es porque no he logrado controlarme, por eso estallo y me muestro tal cual soy.
dicen los que saben que cuando nos enojamos no mentimos, que cuando nos enojamos, decimos todo lo que pensamos, decimos toda la verdad, y yo en esos momentos es cuando más grito la mía
besos

Cicutarsenica dijo...

¿Plumofobia?...me encantó la palabra.
Solo me di cuanta de mi pluma (que es bastante notoria) Cuando me vi en el video de la fiesta de cumpleaños de una amiga. Un caminar evidentemente masculino con un aspecto muy femenino, para remate esa vez iba con faldas, cosa que casi nuca. Fue muy extraño descubirme así pues hasta ese momento yo juraba que ¡de pluma nada!
Al menos yo no creo que sea capaz de controlarla a voluntad. Excelente post. Saludos

encantada dijo...

Yo tampoco creo que la pluma se controle a voluntad, pero no pienso que permanece estable o es un rasgo físico como ser rubia o morena. Creo que va cambiando según determinadas circunstancias, como nuestro estado de ánimo, por ejemplo.

Yo cuando me enfado también saco mucha pluma. No lo hago a posta, ni conscientemente, simplemente sale. Pero sale por algo: por ejemplo, porque estoy enfadada.

Quiero decir que la pluma es algo más allá de llevar falda o pantalón, y algo más dinámico que tener los ojos grandes o pequeños.

Cicutarsenica dijo...

¿Pluma dinámica?...caramba...¡interesante!

Mínimus dijo...

¡Qué bien cuentas las cosas jodía!

En cuanto a mí, en serio, no sé si tengo pluma, o cuánta tengo. ¡Qué horror! Objetivo: tomar conciencia de mi misma.

encantada dijo...

Gracias, chicas.

Próximo objetivo: el plumómetro :P

pikaia dijo...

Me ha gustado leerte y conocer ese recorrido "plumístico". En algunos momentos me he sentido identificada.
Un abrazo

encantada dijo...

Muchas gracias, ¡otro para ti!

mercedes dijo...

A mi me sale pluma dependiendo del dia, lo que vivo y hasta la ropa que llevo... si pongo tacones la pluma se va como por arte de magia, no soy yo... Son los tacones jejej... Pero ya en serio,vengo de un lugar de cowboys todos muy machos y tampoco las mujeres que nos rodeaban eran particularmente femeninas, y recuerdo a mi pequeño vecino con más plumas que un pavoreal a los 2 años... Y el padre llevándole con él a las faenas del campo a ver si entre los rudos peones copiaba modales. Y recuerdo la pluma a los 7 y a los 13... Hace poco le vi, a los 39, gordo, calvo y con mucha pluma... Hay quienes pueden disimular la pluma dependiendo del día, hay quienes no la tienen en absoluto pero también los hay quienes la tienen marcada a fuego como una señal de nacimiento...

Viva la pluma, yo no soporto la plumofobia, gracias a los transexuales, a los muy plumíferos y a las "camioneras", estamos donde estamos. Fueron quienes tuvieron que pelear con uñas y dientes porque no podían mimetizarse, pusieron la cara para que se las rompieran... Y tras ellos nos colamos tod@s los demás... Sería bueno que no lo olvidásemos, sobretodo la caterva de estúpid@s que se queja de las plumas el día del Orgullo porque no se sienten "representados" y nos "perjudican"... Pues búscar otras fechas porque el día de Stonewall es sobretodo el día de la pluma. Cuando leo que se refieren a alguien como Boti Garcia Rodrigo, con desdén, como la señora del bigotito... Me vienen ideas asesinas.

encantada dijo...

Desde luego que las personas con pluma fueron las primeras que dieron la cara, como dices tú, porque no podían mimetizarse y tuvieron que jugársela sí o sí. Coincido en que les debemos un respeto, aunque muchas veces se nos olvide en nuestras ansias por ser considerados "normales". No estoy 100% libre de plumofobia, pero no quiero que se me olvide esto que has dicho y que yo también pienso, por eso sigo reflexionando sobre ello y tratando de tenerlo muy presente.

viajando dijo...

me encanta tu post, aunque por ahora no me siento identificada. me atraen sexualmente las mujeres y tengo el anhelo de conocer a alguna "especial", pero me siguen gustando los hombres, y la verdad, me suelen decir que soy muy femenina,lo que para mi no es un cumplido en absoluto, y la gente que sabe que me gustan las tías se sorprendieron muchísimo, lo que tampoco me agrada.. una vez por chueca el puerta de una discoteca me dijo: tu eres demasiado femeninda para ser bollera.. =S
creo que siempre me han gustado las "típicas" cosas tanto de tios como de tias, pero por lo que sea soy como muy pijilla y femenina sin querer serlo...

en definitiva, lo que defiendo es cada uno sea como sea , sin verguenzas y sin pretender ser otra cosa, y que tampoco se imponga el modelo de lesbiana camionera porque puede perjudicar a las que no sean asi! ( con una especie de "tu en realidad eres hetero.." q no mola nada)

Nosu dijo...

después de 4 años he llegado a este post, he de decirte que es MUY BUENO y digno de estar en algún libro o revista.
Me he sentido muy identificada y de acuerdo con todo lo que dices.
chapó!

A favoritos :)

encantada dijo...

¡Gracias, Nosu! ¡Nunca es tarde si la dicha es buena! :P

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...