martes, 28 de febrero de 2012

Una bofetada a tiempo... ¿de qué?


Al hilo de la entrada publicada por Núria y Luisa sobre el castigo físico como medio para educar a los niños, me permito dar mi opinión sobre el tema como niña criada a base de bofetadas "a tiempo".

Mi madre era de esas madres que solucionaba los conflictos con el "método" de la zapatilla. Si mi hermano pequeño y yo estábamos jugando y él empezaba a llorar porque algo no resultaba de su agrado, mi madre entraba en la habitación, nos arreaba tres o cuatro zapatillazos a cada uno, y se volvía a marchar. Nosotros nos quedábamos llorando durante un rato, cada uno en una punta del cuarto y, después, si todavía nos quedaban ganas, volvíamos a jugar.

Explicado así, de manera clara, directa y concisa, podría parecer que mi madre era una mujer que ejercía maltrato físico sobre sus hijos. Sin embargo, en la época en que me crie, el uso de "métodos educativos" semejantes era normal. Hoy en día, mis amigos y yo bromeamos muchas veces con el tema de la zapatilla, que no sólo actuaba para resolver los problemas entre hermanos, sino también para forzar nuestro comportamiento en la dirección que la zapatilla marcaba. Con esto quiero decir que mi experiencia no es excepcional.

Sin embargo, y creo que afortunadamente, yo no comparto la visión amable sobre la bofetada "a tiempo·". Sea porque lo he sufrido, o porque no defiendo ningún tipo de violencia, o tal vez porque tengo la suerte de conocer "métodos" alternativos, considero que el castigo físico sólo llega "a tiempo" de minar la autoestima de quien lo sufre, introducir un elemento de poder ilegítimo en una relación que debería basarse en el cariño y el respeto, y sembrar la semilla de la violencia en lo profundo del inconsciente emocional. Personalmente, además, guardo ciertos recuerdos asociados al castigo físico que confirman mi opinión.

Recuerdo a mi padre poniéndome de pie en la silla de la cocina, pegándome unos cuantos azotes y volviéndome a sentar para que me terminara el plato de comida. Recuerdo mi miedo, mi impotencia, el sentimiento de que algo se resquebrajaba entre nosotros y, por supuesto, recuerdo no haber probado ni un bocado más.

Recuerdo los pasos de mi madre acercándose por el pasillo antes de entrar en la habitación donde mi hermano y yo nos peleábamos. Recuerdo pedirle por favor que escuchara nuestras versiones de lo sucedido, segura de que existía una solución mejor, para conseguir tan sólo una nueva dosis de zapatilla, aderezada con la impotencia de siempre y una ingente cantidad de rencor.

Recuerdo también la última vez que mi madre me pegó. Tenía catorce años y le acababa de pegar una contestación típicamente adolescente. Y ella me la devolvió, estampándome una bofetada en la cara. Yo me marché a mi habitación. Había sentido en mi propio cuerpo la impotencia de mi madre y tenía absolutamente claro que era injusto que yo tuviera que pagarla así. Ella también lo sabía, y vino detrás de mí para pedirme perdón.

No creo que a mis padres les gustara pegarnos a mi hermano o a mí. Simplemente, continuaban una "tradición educativa" prestigiosa, aceptada y defendida por muchos, como lo sigue siendo por algunos hoy. Tampoco me considero una niña maltratada, al menos no más que cualquiera que haya recibido un castigo físico "moderado" durante su infancia.

Pero conozco los sentimientos que se movían entorno al castigo físico y sé que no son positivos para ninguna relación. Por eso no repetiría el modelo en el que me crie. El aprendizaje de la convivencia, del respeto, de las normas, de la colaboración, requiere otros métodos que promuevan también el entendimiento, el diálogo, el cariño y el perdón. La bofetada "a tiempo" no sólo no lo consigue, sino que actúa en contra, afectando no sólo al niño que la recibe, sino también al adulto en que ese niño se convertirá.

No soy madre, pero sí educadora, y estoy segura de que los conflictos que nos ayudan a crecer son los que se solucionan de manera constructiva, y que la impotencia es una emoción negativa que los adultos debemos aprender a gestionar de manera no violenta en todos los ámbitos de nuestra experiencia, incluyendo la educación de un menor.

Por eso estoy encantada de llegar a tiempo.
A tiempo de evitar la bofetada.


Imagen de aquí.

10 comentarios:

Somiant dijo...

Encantada de leerte, me he sentido muy identificada con muchas de tus palabras. Seguiré leyéndote. Un abrazo.

Maritina dijo...

una bofetada a tiempo dicen que evita que te desvies, lo que es confundir guiar con maltratar.
A mi una bofetada me quito las ganas de pintar, de escribir, de jugar, de vivir. Menos mal que después vinieron caricias que me devolvieron la vida, pero el tiempo perdido no claro.

Candela dijo...

No hay que ir dando bofetadas sino de usar el rigor, de tener fuerza y ganas de educar y de guiar, con todo el cariño del mundo. En el lado opuesto está el pasotismo, el amiguismo y la generosidad mal entendida.

Un beso y encantada de leerte.

Mar dijo...

Comparto tu opinión, no es la manera, hay formas más "sofisticadas" por así decirlo de resolver las cosas que, además, contribuyen a reforzar el autoestima y la creatividad. Como dicen los psicólogos infantiles basta con decir un "no" tajante, sin agresividad implícita y sin opción al cambio después. Las cosas son más sencillas de lo que parecen. ültimamente me parece ver un "repunte" de la filosofía de la zapatilla y no me gusta nada :S esas cosas dejan marca. Besos!

Hester Prynne dijo...

Y yo estoy encantada con tu post, creo que lo debería leer mucha gente.
Un abrazo.

cereza dijo...

¿Te gustaría participar en un taller de creatividad?
http://creatividadquiendijomiedo.blogspot.com/2012/02/taller-de-creatividad.html

encantada dijo...

Me alegra que, poco a poco, vaya cambiando el modelo. Ojalá muchos niños y niñas puedan ser criados de buena manera, pero sin necesidad de "bofetadas a tiempo".

ISA dijo...

Recuerdo que, siendo niña, exactamente el dia de mi Comunión por algo que yo dije, mi padre me arreó una bofetada (sin ninguna razón) de antología.
Siglos después no recuerdo el dolor de la bofetada. Recuerdo el dolor de la INJUSTICIA. Así que no se si la bofetada fue buena o no.
He criado 4 hijos y nunca he pegado a ninguno, salvo algún cachete en el culo cuando iban a meter los dedos en un enchufe, por ejemplo, así que no se nada de maltrato físico, aunque mi padre tenía la mano larga, pero era tan injusto en sus castigos que con eso me he quedado.

De todas formas y así, hablando en general, se está exagerando en muchas cosas con respecto a la educación de los niños.

Tomas dijo...

En mi caso particular se trata de una desviación sexual en que soy un hombre flaco y enclenque que siente un placer erótico cuando una mujer fisicamente superior a mi, me pone firme siempre que no me lastime. Eso me resulta irrestible lo de ser escarmentado por una de ellas cuando viste elegante sin faltar unas medias y zapatos de tacón.

Me siento afortunado de mi condición física y tener como madre, una mujerona fornida, de armas tomar y tradiccional en el castigo, y de las que casi siempre usa los zapatos de tacón a donde vaya.

Tener cumplidos mis 30 años, no es para ella un impedimento castigarme como se le castigaba hace 40 años a un chaval de 10 años, entre unas cosas no tengo empleo y sigo bajo su techo y órdenes. Incluso lo insólito de recibirme unos bofetones a mi edad, me resulta aún mas excitante.

He llegado incluso a cogerle las llaves de su coche sin su permiso y dejarme dentro del coche sus llaves. Todo, aposta para disfrutar de unos bofetones. Apareció entaconada, con su falda y pantys, y me resultó irrestible hacer lo de las llaves del coche

saul omar leon galvan dijo...

A mi también cada vez que me portaba mal mi madrastra extendía su mano y me daba una tanda de bofetadas--.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...