domingo, 24 de febrero de 2008

Dina

Y salió Dina, la hija que Lía le dio a Jacob, a ver a las mujeres del lugar. (Gén, 34)

Creo que Dina es, en la actualidad, una de las figuras menos conocidas de las que aparecen en la Biblia. Sin embargo, esto no siempre ha sido así; de hecho, durante la Edad Media europea, Dina fue el centro de gran número de predicaciones dirigidas a las mujeres.

La historia de Dina es sencilla: llegó a una nueva ciudad con su familia y decidió salir de su casa para conocer a las mujeres que vivían allí. Esto es todo lo que Dina hizo; sin embargo, dio lugar a poco menos que una guerra. Apenas había cruzado el umbral de su puerta, el hijo del rey se encaprichó de ella, violándola primero y después tratando de hacerla su esposa. Dina sólo había querido conocer a otras mujeres con las que pudiera entablar una relación, nueva como era en aquella tierra. Pero los hombres tenían otros planes, falo incluido: que si no te circuncidas no puedes casarte con mi hija, que si se tienen que circuncidar todos los hombres de tu pueblo, que si cuando te estás recuperando de la circuncisión voy y te abro en canal por haber deshonrado a mi hija, que si Dios me amonesta, que si me cambia el nombre, blablabla. La mujer, nuevamente, es sólo la excusa para liarse a tortas y demostrar quién es el más macho.

En la Edad Media europea, la historia de Dina se les contaba a las mujeres para asustarlas y, de ese modo, impedir que salieran de casa. En la época, y durante siglos, las mujeres apenas salían para ir a la Iglesia, e incluso en ese momento, debían ir siempre escoltadas por un miembro varón de su familia. Así que generaciones enteras de mujeres fueron educadas en el miedo de ser como Dina y provocar una guerra entre hombres por esa estúpida manía de querer ver lo que había fuera de las cuatro paredes donde las encerraban*.

Algunas historiadoras actuales ponen énfasis en la idea de que Dina fue castigada por su curiosidad, y de este modo se sirven de su figura para ejemplificar la separación forzada del conocimiento y de la acción que la mujer ha sufrido a lo largo de la Historia. Sin ánimo de contradecir esta interpretación, sino con el objetivo de ampliarla, yo creo que es importante destacar cómo Dina no pretendía salir de su casa a conocer las calles o los paisajes de su nueva ciudad, sino que ella quería salir a conocer a otras mujeres.

Más allá del conocimiento puro, de la acción milenarista, lo que este pasaje bíblico pretende evitar es el conocimiento mutuo de las mujeres. Dina quería conocer a otras como ella, tener amigas, relaciones, integrarse en la comunidad femenina de su nueva ciudad. Pero las mujeres, en la tradición, pertenecen al ajuar privado de los hombres, no pueden definirse más que a través de ellos, para bien y para mal, y resulta inconcebible no sólo que tengan iniciativa propia, sino que esta se dirija al conocimiento y relación con otra mujer.

Para mí, Dina no sólo es un símbolo para todas las mujeres, un símbolo que nos recuerda la fuerza de nuestras relaciones, de nuestros lazos y nuestra comunidad; para mí Dina es también un símbolo especial para las lesbianas, las mujeres que llevamos más lejos nuestra relación, y un recuerdo de cómo la Historia ha tratado la mera posibilidad de que existiésemos, de que se diese el momento y el lugar para existir.

Creo que la única manera de evitar que esta historia se repita es hacer oídos sordos a sus predicaciones y, sencillamente, salir. Salir a conocer esa hermosa ciudad de las mujeres, sin miedo a guerras que no nos atañen ni a las violaciones que ya no nos mancillan, salir y conocer a las demás, salir a estrechar entre nuestros brazos a otra mujer.

Ser como Dina y no dejarnos avasallar por cómo otros nos digan que debemos ser.

Encantada de participar.


* Las mujeres a las que me refiero en este pasaje son mujeres pertenecientes a la clase nobiliaria y burguesa, por supuesto. Nadie duda de que las mujeres campesinas y obreras estaban obligadas a salir de casa para trabajar de sol a sol, como tampoco se duda de que la vida de estas mujeres y sus pecados no importaban para nada.

8 comentarios:

marga dijo...

conozco a una señora mayor a quien nunca la dejaron salir para ver pasar el tranvía a dos cuadras de su casa (parece que una señorita "bien" no iba a ver pasar tranvías que estaban llenos de hombres, claro)
si salía tenía que hacerlo escoltada por sus hermanos varones
hoy a sus 80 recorre la ciudad con cualquier pretexto

muy interesante la historia bíblica que relatas, que es la de nuestro género

Mínimus dijo...

En mi familia siempre he escuchado historias que me han fascinado a cerca de las mujeres que la componen: mujeres valientes, que rompieron tabúes. Y sin embargo, qué raro, con el paso de los años la vida las ha vencido, y las enseñanzas que me han transmitido al final, es que sea una “buena chica”. Puede que todo lo que he escuchado de sus vivencias yo lo haya magnificado o que la mitad de lo contado sean fantasías producto de la insatisfacción de deseos no cumplidos. ¡Qué pena, todas pasan ahora demasiado tiempo dentro de casa… y yo, dentro del armario!

Maria Rosa dijo...

muy interesante como has relacionado esa historia biblica con la situación del género femenino y especificamente de las lesbianas...

Hay aqui una motivación para salir, ser libre, simplemente SER...
Saludos

kissu dijo...

gracias encantada, no conocía la historia de dina, un ejemplo a partir del cual nos han mantenido encerradas en casa bajo la tiranía masculina.... y si encima se peleaban entre ellos, las culpables las mujeres, no te jode. Lo triste es que sigue pasando, es como el que dice que las mujeres violadas es porque visten de manera provocativa (!!!!)

saludos!

encantada dijo...

Efectivamente, qué mujer no conoce a Dina, qué mujer no la lleva dentro. Creo que reflexionar sobre su historia, que es la de todas, nos puede ayudar a entender y a cambiar. ¡Que así sea!

Anónimo dijo...

Encantada de haber leído tus palabras y descubrir a Dina.

Sol dijo...

Nunca habia odio sobre esta historia

a veces me apena mucho que un libro tan tan tan popular pueda contener tal información para amendrentar.

me gusto mucho leer el analisis y comprender que tiene otro significado en estos tiempos como lo que NO se debe hacer, que es repudiar

y lo que SI se debe hacer que es atreverse

encantada dijo...

La Biblia es un libro fascinante... y creo que es más fascinante aún para los no creyentes.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...